Julián Contreras y mi repentino instinto protector

Publicaba el diario ABC el pasado 28 de julio un artículo sobre famosos que han pasado por algún centro psiquiátrico. A pesar de que esto no puede ser calificado como periodismo de sociedad, es cierto que los personajes citados, entre los que destacaban Rosa Benito o Alba Carrillo, han hecho público sus ingresos. En otras palabras, han permitido que la prensa y la pseudo prensa se dediquen a comentar algo tan íntimo y delicado como es su salud mental.

Con todo, esto no resulta sorprendente, pues tal y como escribía Juan Soto, profesor de la Universidad Autónoma Metropolitana -Iztapalapa de México, ”la cultura light, para poder flotar, le sobra la sustancia”.

Así pues, nos encontramos ante una banalización de la vida de las celebridades. Incluso, ante la mercantilización más vacía de los sentimientos, buscando el clic fácil en portales y cibermedios.

La citada pieza hacía hincapié, también, en Julián Contreras Jr., el hijo de la gran Carmen Ordóñez.

4

2
Fuente imágenes: Instagram de Julián Contreras.


Sí, es cierto, Julián ha pasado por etapas muy oscuras, pero eso no nos da licencia para anularlo ni para decir que es una persona triste y que deprime, como bien se argumentaba en diversos platós durante su paso por GH Vip.

Queridos colaboradores y periodistas, nuestro deber es hablar de la actualidad social y dar información, respectivamente. Y, de acuerdo, haber estado en una clínica psiquiátrica o sufrir una depresión pueden ser hechos, pero debemos ofrecerlos con rigor. Y el rigor, por cierto, no solo está en contrastar un dato.

8.png
Fuente: Instagram.


Por otro lado, me ha llamado la atención el cambio físico que ha experimentado Contreras. Ha perdido peso de forma considerable y ha comenzado a cambiar sus hábitos de vida, tal y como ha contado en múltiples entrevistas. Su cuerpo musculado y su transformación estilística han ocupado minutos televisivos y páginas de revistas y periódicos.

Es evidente que ahora es un joven mucho más atractivo, pero no podemos comentar que, por ello, ahora sí que merece la pena verlo en pantalla. Esto es ridículo y, como amante de la moda y del periodismo del corazón, entiendo que la estética importa. Al fin y al cabo, pretendemos vender una armonía externa.

1

6
Fuente imágenes: Instagram.


Aún así, lo que nos hace elegantes o interesantes emana del interior. Y no, no pretendo hacer un uso demagógico e hipócrita de las palabras. Por supuesto que el envoltorio importa, pero no llamamos lujo a aquello que no tiene un trasfondo que lo amortigüe.

Por tanto, Julián es algo más que un muchacho que “ha vivido en un pozo” o un “señor buenorro”. Merece algo más que estos calificativos burdos. Si hay algo que solemos olvidar es que tiene una educación exquisita y unos modales impecables. Se aprecia su timidez en cada una de sus apariciones, así como su inteligencia. Quizá sea esta la razón de este artículo y mi repentino instinto protector.

7.png
Fuente: Instagram.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s