Jesús Isnard, el artista detrás del objetivo

Siempre he creído en el dicho popular que afirma que las fotografías pueden robarte un fragmento del alma. Si lo pensamos bien, congelamos un momento de nuestra existencia cada vez que sonreímos ante un objetivo. Inmortalizamos, en cierta forma, una serie de sensaciones que se abren paso a través de nuestra mirada. Es una forma de recordar la alegría, el dolor o los pensamientos que se arremolinaban en nuestras cabezas antes de disparar la cámara.

Por tanto, he de confesar mi absoluta admiración por aquellas personas que son buenas con estos dispositivos. Al fin y al cabo, son capaces de plasmar una grandeza inefable, algo mágico. Y fue eso lo que me atrapó cuando contemplé una instantánea de Jesús Isnard (2 de enero, 1996), un joven sevillano de 21 años que estudia actualmente un Grado en Educación Primaria por la Universidad de Sevilla. Un joven que, por cierto, ha sido descrito por ABC Sevilla como influencer, y a lo que yo añado, como un gran fotógrafo a pesar de su temprana edad. Es más, Jesús ayuda a encontrar cierta luz y esperanza con su arte. Y el arte, sin importar de qué vertiente estemos hablando, es lo que nos ayuda a mantenernos con vida en un mundo cada vez más caótico. No me cansaré de repetirlo.

Sin lugar a dudas, Jesús es un muchacho brillante. Al igual que sus fotografías, hay algo en él que te desgarran emocionalmente. Siempre viste de forma impecable, con cierto aire bohemio que recuerda al estilo de antaño. Él mismo confesaba a ABC que llevaba prendas que habían pertenecido a su abuelo y eso me emocionó, pues es algo que yo también hago. Sobre todo, me gustan las camisas de seda o los abrigos de algodón de mi abuela. Es como si nuestros seres queridos no se hubieran marchado nunca y hay que reconocer que no hay nada con más glamour que esa moda que ahora calificamos como vintage.

14355071_1775951472690735_6297081033584067383_n copia (1).jpg

Solemos usar las palabras para hablar de nuestra vida, de lo que sentimos… Dígame, ¿de qué habla la fotografía sin la necesidad de ellas? “Está claro que vivimos en la era de la imagen. Todos los días observamos cientos de imágenes que nos quieren decir algo. La fotografía es algo que cruza fronteras y no entiende de idiomas, con esto quiero decir: lo que deseo transmitir con alguna de mis fotografías se podrá interpretar en todo el mundo. Al igual que una pintura”.

Son muchos los que estudian la composición o la geometría de la fotografía. Sin embargo, lo que vemos en la suya es algo que roza la intuición y no lo “analítico”. ¿Las imágenes son como cuadros para usted? “Sí, no olvidemos que la fotografía también es arte. De hecho fui y sigo siendo pintor antes que fotógrafo. Recuerdo que cuando era pequeño no hacía otra cosa que no fuera dibujar. Siempre tenía los lápices de colores en la mano. Cuando crecí un poco, mis padres me inscribieron en clases de pintura a óleo donde Camilo, mi profesor, me enseñó muchísimo. Un poco más tarde llegó la fotografía, con la edad de 12 años más o menos. Por casualidad, cogí una cámara digital que tenía por casa y empecé a fotografiar a un par de amigas. Aquello me gustó. Era como plasmar la idea que tenía en la cabeza en un instante. Ahí empezó todo, y desde entonces no he parado, todo ha ido a más”.

Varias de sus instantáneas están hechas en blanco y negro. Esto me recuerda a lo que William Eggleston, uno de los grandes fotógrafos norteamericanos, dijo en una ocasión: “El color es espantoso”. Y me parece que no se equivocaba, ¿cierto? “Todos tenemos opiniones diferentes a cerca de la fotografía y el arte en general. Tenemos que tener en cuenta que la fotografía es algo súper subjetivo, donde no hay unas reglas establecidas de lo que está bien o lo que está mal. Eso es lo mejor. Tienes las puertas de la creatividad totalmente abiertas y puedes hacer lo que desees.

Personalmente pienso que una fotografía en blanco y negro me transmite mucho más que una en color, es algo más personal, más íntimo. Podría decir que el blanco y negro es para fotografiar a personas y el color para hacerlo a colecciones. Está claro que en la moda tiene que haber color. Soy muy joven y aún estoy encontrando mi estilo a la hora de fotografiar. Me queda muchísimo por aprender”.

Sus fotos, como el arte en sí mismo, me roban el aliento. Encuentra la belleza en lo simple… “Muchas gracias. La verdad que no se si encasillarme en alguna etapa profesional de mi vida. Me gusta fotografiar el alma de las personas. Por eso soy yo el que coloca mis propias camisas (blancas) a mis modelos. Es algo que veo súper neutro, básico y simple. De esta manera, creo que se ve más allá de la mirada”.

Mientras preparaba esta entrevista, una amiga me comentó que la fotografía era una de las cosas más sencillas y absurdas del mundo. No lo veo así. Con todo, me hizo reflexionar y llegué a la conclusión que el arte genera la falsa ilusión de ver algo como sencillo, cuando, en su trasfondo, es complejo y profundo. ¿Qué piensa? “Todo el mundo tiene sus opiniones, y este tema me toca muy de cerca. No olvidemos que yo estudio Magisterio de Primaria, y lo compagino como puedo con todo este mundo. Si fuera tan sencillo, todos seriamos fotógrafos. Creo que en la sociedad en la que vivimos se piensa que lo fundamental son los médicos, dentistas, empresarios, banqueros, profesores… Pero ¿qué sería del mundo sin, por ejemplo, Velázquez, Van Gogh o Lola Flores? ¿O sin escritores como Miguel de Cervantes? Incluso, ¿que sería del mundo sin Walt Disney? Todos estos y muchos más fueron artistas que cambiaron el mundo a su manera”.

Ha atendido a la Semana de la Moda de Milán recientemente. Dígame, ¿qué es lo que no podemos ver en las páginas de una revista? “Así es. Pienso que lo que no se ve, o al menos a primera vista, es todo el trabajo que hay detrás. Desde la idea creativa de una editorial, la organización de un desfile o la descripción de alguna presentación. Se requiere de mucho personal para que todo esté a la perfección. Es un trabajo conjunto en el que todo cuenta. Entre muchos, son los maquilladores, estilistas, decoradores, redactores, escritores y también fotógrafos los que trabajan sin parar”.

Numerosos expertos de la industria textil han comentado en Upper East Side Boy que las pasarelas se han convertido en un circo, ¿qué opina? “¿Un circo?, pues qué circo más divertido. Todo evoluciona, todo cambia y a la vez todo vuelve. Estamos hablando de moda y cuando hablamos de ello hablamos de cambios constantes. Aunque sean minúsculos. Todas las profesiones han cambiado. ¿Imaginamos, por ejemplo, a un agricultor sembrando a mano en la actualidad? Una pasarela es un show, un espectáculo con semanas de trabajo detrás. El fin, desde mi punto de vista, es salir inspirado, con ganas de comprar, combinar, crear y, sobre todo, con ganas de más”.

En eventos como el que nos ocupa, existe un gran despliegue de medios internacionales especializados y de lo que hoy conocemos como influencers. ¿Qué aporta uno y otro a los amantes de la moda? ¿Por qué se les da un mayor protagonismo a estos últimos, los influencers? Este nuevo término de influencer está tomando mucha fuerza últimamente en este sector. Está claro que, todos los influencers con los que he estado en Milán, han estado allí por algo. Mueven a una cantidad brutal de personas e, incluso, algunos son capaces de agotar un producto con una foto. ¿Cómo no darle protagonismo a gente que de la nada se han ganado su puesto en un sector que es tan difícil como es el mundo de la moda?”.

¿Con qué momentos se queda de Milán? “Me quedo con mi primer desfile internacional: Missoni. El primero de mi vida. Allí conocí a uno de mis fotógrafos favoritos, Alvaro Beamud, simpatiquísimo. También me quedo con la fiesta de Dsquared2 en la que coincidí con Dulceida, Paris Hilton, Anna de lo Russo o Andrea Faccio. Me lo pasé genial viendo a los diseñadores Dan y Dean bailando sin parar. Pero sobre todo me quedo con el primer momento, cuando mi amigo Manuel Ordovás me llamó para decirme que lo acompañara a cubrir la semana de la moda de Milán como fotógrafo. Es una persona súper profesional y precisa en su trabajo, además de divertido”.

Por último, si pudiese sacarle una foto a alguien, ¿a quién sería? “Sería muy fácil decirte, por ejemplo, a algún ángel de Victoria´s Secret, pero creo que me gustaría fotografiar a las mismas chicas que hoy fotografío. Ver cómo hemos crecido y a dónde hemos llegado. Soy muy fan de la gente que llega lejos por sus propios méritos. Me gustaría fotografiar en unos años a mi Lui, a mi Blanquita , a Fer, a Mercedes, a Jannone , Teita o Alicia …Son jóvenes sevillanas con una belleza alucinante, y sobre todo con un carisma brutal. No son tops en esta industria, por lo menos por ahora…Pero sí que lo son para mí”.


I have always believed what they say around, that a photography can steal a little piece of your soul. Think about it. Whenerver you take a picture of yourself, you record a moment of your life. More than a moment, indeed. You freeze a feeling and the look in your eyes. That’s how you will remember the joy, the pain or the thoughts that crossed your mind before the flash strikes.

So, I admire those people who are good with the camera, those who are willing to reveal to the rest of the world a part of their souls, of their feelings… And that is what I thought when I first saw a picture of Jesús Isnard (January, 2, 1996), a twenty – one – year – old boy from Seville, Spain, who studies a Degree in Primary Education at Seville University. A boy who has also been described by ABC Sevilla as an influencer and a great photographer of our time. I’d rather say that he helps people to find the light, the beauty, the hope… Because, at the end, what Isnard creates is art. And art, above all, is what keeps us alive in the chaos of this world.

Jesús is brilliant, heartbreakingly soulful as the pictures where we can see him possing. He is always impeccably dressed in vintage garments and, as one could read featured in the ABC article, in pieces that perhaps belonged to his grandfather. I confess you something, Isnard, I also wear clothes that belonged to my granny. It feels like she never left. And we have to admit that there’s nothing more chic than old fashion.

FullSizeRender (1).jpg

We are used to use words to talk about our life. But what does photography talk about without them? “It’s evident that we live in the image era. We behold hundred of pictures everyday, pictures that want to tell us something. And photography is something beyond words, because it can be understood no matter what language you speak. What I want to say is photography is like a painting”.

Some people study compositions or geometry of pictures. What we can see in yours is something more intuitive, not analytical. Are they like paintings to you? “Yes, indeed. Don’t forget photography is also art. I was actually a painter before I became a photographer. I remember that, when I was a little kid, I spent the whole day drawing. I always had my pencils with me. While growing up, my parents made me go to oil painting lessons, where Camilo, my teacher, taught me a lot. So, one day, I took a camera I had at home and began taking pictures of my friends. I really liked it. It was like expressing the exact idea I had. That’s how everything started and I haven’t stopped since then”.

Many of your shots are in black and white. Some photographers, like the great William Eggleston, said in a very abrupt way that “color is bullshit”. And it is the truth, isn’t it? “We all have different points of view about photography in particular and about art in general. We have to know that photography is quite personal, where there aren’t rules that say what is wrong or right. That’s the best part. Creativity is opened and you can do as you please.

Personally, I do think that black and white pictures say more than a colour photo. It’s more personal, more intimate. I could also say that the black and white is perfect for portraits and colour, for galleries. It’s crystal clear that colour must exist whenever we speak about fashion- i’m still very young, so I’m trying to find my own style”.

Your pictures, like art, makes me hold my breath. You find beauty in simplicity… “Thank you very much. The truth is that I don’t know where I’m right now, pofessionally speaking. I like taking pictures of people’s souls. That’s why I put my own white t- shirt to my models. It’s something neutral, basic and simple. Thus, we can see more than what eyes can already say”.

While preparing this interview, a friend of mine told me that taking pictures is one of the easiest things in the world. I didn’t agree at all. But it made me think that art is what we see as easy, but is deep and complex in its background… “Everybody has its own opinion. I study Primary Education and try to combine it with this world. If it were as easy as they say it is, we’d all be photographers. I think that we live in a society that thinks that only doctors, businessmen, bankers, teachers and so on are essential. But, how would the world be without, for instance, Velázquez, Van Gogh or Lola Flores? How would it be without writers as Miguel de Cervantes? How would it be without Walt Disney? They were all artists who changed the world in their way”.

You have attended Milan Fashion Week. Tell me, what could you see there that the rest of the world can’t see in a fashion magazine? “Well, I think we can’t see all the work that is behind. I’m talking about editorials, the arrangement of a fashion show or any of the presentations we see. It is a lot of work, so everything can be perfect. And for that, there are a lot of makeup artists, stylists, decorators, journalists and photographers too, who all work non – stop”.

Some fashion industry experts have stated here on Upper East Side Boy that fashion shows have become a circus, what do you think? “A circus? Well, what a fun circus then. Everything changes, goes and comes around. We are talking about fashion, so we must also talk about changes, for small we think they are. Every single profession has changed, or can we keep imaging a farmer sowing with his own hands? A catwalk is a show that tries to inspire you, make you want to buy, create, combine and, above all, it wants you to want more”.

You could have seen hundred of fashion journalists there and what we call now influencers. Why do we give them more and more importance? “All the influencers I have been with were there because of something. They are able to move people and to sell out a product with a single picture. So, how wouldn’t we give them such importance?”. se han ganado su puesto en un sector que es tan difícil como es el mundo de la moda?”.

What are you going to keep from this adventure in Milan? “I went to my first international fashion show: Missoni. The first one in my life. I met one of my favourite photographers there, Alvaro Beamud, who is so kind. I will also keep the Dsquared2’s afterparty, where I saw Dulceida, Paris Hilton , Anna de lo Russo or Andrea Faccio. I had a great time there, watching fashion designers Dan and Dean dancing. But without a doubt, I will always keep the feeling when my friend Manuel Ordovás called me and asked me if I wanted to go with him to Milan to cover the fashion shows. He is a great person, so proffessional and funny at the same time”.

If you could take a picture of someone. Who would he/she be? “It would be easy to tell you a Victoria’s Secret angel, but the truth is I would like to take pictures of the people I take pictures of right now. It will be fun to see how we have grown up and where we’ll be. I would like to take a picture of my Lui, Blanquita, Fer, Mercedes, Jannone, Teita or Alicia… They all are young boys and girls from Seville that, at least by now, they aren’t top models, but they are for me”.

Fotos cedidas por Jesús Isnard.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s