Acercamiento a la moda durante los primeros años del franquismo: Balenciaga

España. Primer franquismo. Años 40 y finales de los 50. Represión silenciosa para el mundo de la moda. O, al menos, para el trabajo de algunos modistos y para algunas clases sociales. Prendas de cortes sobrios y colores neutros, especialmente el negro, el negro español: ” (…) Era el color dominante para las prendas de uso diario. Negros, los paños de lana de mayor calidad para la ropa de vestir. Negro para los lutos, que se encadenaban uno tras otro. Y negro también para acompañar la mantilla de blonda negra que lucían las mujeres de las clases altas en Semana Santa con altas peinetas de concha”, escribía la periodista Isabel Vaquero Argüelles en uno de sus artículos para Indumenta.

Monotonía de la vida diaria, sujeta a los principios del Régimen: catolicismo, tradicionalismo, recato… “Solo el talento de Balenciaga llegó a sublimar esas tristes combinaciones componiendo verdaderas obras de arte”, enfatiza Vaquero Argüelles. Pero solo unas afortunadas podían acceder al color y a la alegría del gran maestro de las telas. Unas afortunadas que pagaban unas 200 – 300 pesetas por trajes hechos a medida, cuando el salario mínimo era de 10 pesetas de la época para el común de la sociedad.

La silueta femenina predominante en esta primera etapa era rígida, con hombros armados y rectos, imitando a los trajes militares de aquellos años. Entre la aristocracia, eran especialmente frecuentes los trajes cortados a la altura de la cintura para resaltar la figura femenina y drapeados o con bordados, pero sin la excentricidad que podíamos encontrar en otras partes del mundo, como París o Londres. Con un largo que tenía que llegar, al menos, a la altura de las rodillas, todos los modelos demuestran la propia ideología de aquellos años.

Fuente: Hemeroteca del diario ABC.

En cuanto a los colores, “los [tonos] sobrios [azul marino, negro, blanco o color arena] conviven con otros pálidos, incorporándose estampados, especialmente en verano”, destacaba el geógrafo e historiador Francisco Sousa Congosto (2007) en su libro Introducción a la historia de la indumentaria en España (Istmo).

La seda, la lana, el lino o la piel de zorro en los cuellos eran los materiales nobles más comunes para producir y decorar las prendas. Pero esto no es todo. En una etapa influenciada por el poder militar, la moda no iba a ser menos: la botonadura, los pespuntes (ver vídeo) y los cuellos en piqué (en pico) o cerrado (foto).

a24bd723fdd4ad1288f4adbb4155f80c.jpg
Fuente: Dovima in Balenciaga.

 

Tampoco podemos olvidar que la boina o sombrero militar también fue imitado por los modistos, convirtiéndolos en tocados y posteriormente en sombreros, los cuales “irán ampliando sus dimensiones, reapareciendo la pamela”, explica Sousa Congosto.

Balenciaga*, el gran modista de la época


cristobal-balenciaga.jpg
Fuente: balenciaga.com

Cristóbal Balenciaga nació en Getaria, un pueblo costero de Guipúzcoa (País Vasco), en 1895. De padre marinero y de madre costurera, se sintió desde muy pequeño atraído por el arte de las telas y la confección. Su madre era la modista de las familias más acomodadas de la zona, destacando especialmente la marquesa de la Casa Torres, quien veraneaba cada año en Getaria.

 

marquesa.jpg
La marquesa de Casa Torres | Fuente: styleisanattitude.com

Fue ella, la marquesa, quien recomendó a Balenciaga a una de las sastrerías a la que acudía en San Sebastián. Así, negocios como Casa Gómez o New England fueron los encargados de perfeccionar las técnicas de Balenciaga, que le permitiría más tarde, en 1911, trabajar en los grandes almacenes parisinos Au Louvre.

Cuatro años más tarde, en 1915, el joven diseñador regresa a San Sebastián y abre su propio taller de Alta Costura en la calle Vergara. En 1918, funda Balenciaga al asociarse con las comerciantes, y hermanas, donostiarras Benita y Daniela Lizaso, pero no es hasta 1924 cuando abre una tienda en solitario: Taller de Alta Costura Cristóbal Balenciaga.

Balenciaga no se desconectó del todo de París con su vuelta España. De hecho, acudía a los desfiles de diseñadoras como Chanel o Vionnet, de las que observamos grandes influencias en sus piezas.

En 1927, abre su segunda tienda, Eisa Costura, y comienza a ganarse el reconocimiento de la alta sociedad española.

La guerra civil española, un punto de inflexión en el trabajo de Balenciaga


El estallido de la guerra civil española se cruza en la carrera del maestro, y éste se va a París, dejando suspendidas la actividad de sus casas de costura españolas. Allí abre su casa de alta costura en la avenida George V, y la prensa de moda empieza a mostrar máxima atención e interés por sus diseños. Creó modelos muy novedosos a pesar de tener que competir con figuras como Chanel o Christian Dior, quien llegó a afirmar que la alta costura es como una orquesta, cuyo director es Balenciaga. Nosotros, los demás modistos, somos los músicos y seguimos las indicaciones que él nos da”, destacaba la conservadora del departamento de Muebles, Tejidos y Moda del Victoria and Albert Museum de Londres, Lesley E. Miller, en su libro Balenciaga: modisto de modistos.

abc.png
Modelo Balenciaga (finales de los 50). | Fuente: ABC

Según Miller, Balenciaga conquistó a los franceses con una colecciones con claras reminiscencias de la historia y el contexto español, “inspirándose en los grandes artistas como Velázquez, Goya o Zurbarán“.

se
Serrano Suñer y Sonsoles de Icaza | Fuente: El Mundo.

Entre los años 50 y 60, el modista viajaba a España para atender de forma exclusiva a sus mejores clientas españolas, en especial a la marquesa de Llanzol: Sonsoles de Icaza y de León, popularmente conocida por su relación extramatrimonial con Ramón Serrano Suñer, ministro de Exteriores de la época y cuñado de Franco.

 

A finales de los 60, en 1968, Balenciaga cierra sus talleres de París, San Sebastián, Madrid y Barcelona, aunque realizó el vestido de novia de Carmen Martínez – Bordiú, nieta de Franco, en su boda con Alfonso de Borbón (hermano del rey emérito Juan Carlos I).  

actuall.jpg
Boda de Carmen Martínez – Bordiú y Alfonso de Borbón. | Fuente: Actuall

 


*Material biográfico de Balenciaga: Artículo de María Zárate.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s